1/10

Asociación de Psicoterapia

Cognitivo-Analítica de España.

La Historia de PCA en España

Comenzamos la formación de terapeutas en Psicoterapia cognitivo analítica en 1994 en el Instituto de Estudios Psicoterapéuticos, acreditado por la Escuela Española de Psicoterapia (miembro de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia).

En 1996 organizamos el segundo programa de formación y fue en 1998-99 el primer curso de especialización en PCA para terapeutas con experiencia previa en Psicoterapia.

Los dos programas iniciales, de 3 años de duración, contaron con un primer año de formación en modelos integrativos en psicoterapia, así como conceptos y herramientas básicas como factores comunes de la psicoterapia. El segundo año, una visión general de PCA y su aplicación a trastornos leves y problemas de la vida cotidiana. El tercer año dedicado al tratamiento de los desórdenes de personalidad, PCA en diferentes contextos y dificultades técnicas en psicoterapia. ACAT facilitó la supervisión y apoyo durante la formación. Fueron Claire Tanner and Virginia West en 1995 y el Dr. Shakir S. Ansari desde 1996 hasta 2000. Estamos en deuda con ellos ya que facilitaron nuestra comprensión y desarrollo técnico en PCA.

 

Comenzamos aplicando el modelo en consulta privada, mas tarde, desde 1997, con compañías de seguros y, desde 1999 en la sanidad pública, trabajando inicialmente con pacientes neuróticos y con un creciente interés por los trastornos de personalidad. La eficacia de este enfoque terapéutico nos llevó a desarrollar en 2001 una fase piloto del “Proyecto Cantabria para los trastornos de Personalidad” que evolucionó a la creación de la Unidad de Trastornos de la Personalidad, una unidad de tratamiento intensivo ambulatorio, una unidad de atención pública con un marco de trabajo, teórico y técnico basados en la PCA.

En este contexto comenzamos a trabajar con el SDP (Procedimiento para la descripción de Estados Mentales) como una herramienta con tres funciones principales: pedagógica, de evaluación e investigación.

Algo que aprendimos desde el principio es que, aquellos quienes mas nos pueden enseñar sobre los diferentes Estados Mentales son los pacientes. El SDP es un instrumento muy útil para pacientes y terapeutas  para entender con facilidad los múltiples matices del cambio de un estado mental a otro.

 

La investigación se ha centrado en la efectividad de la PCA en los trastornos de la personalidad con la puesta en marcha de un estudio naturalista en nuestra unidad. Tras los resultados positivos, nos orientaremos a un ensayo controlado aleatorizado en esta área.

 

Supone un proyecto prometedor que será desarrollado durante los próximos tres o cuatro años. Nuestro compromiso con la investigación tiene un gran interés debido a factores económicos. Las compañías de seguros y las auditorías clínicas en el sector público requieren datos sobre la eficacia de la terapia aplicada. La PCA, en los próximos años, puede responder a la exigencia de tratamientos validados empíricamente. La difusión del modelo debe ser apoyado por los datos de eficacia.

 

La publicación del manual de PCA de Ryle y Kerr, es un gran una magnífica noticia para la gran comunidad de habla hispana.